Estar preparado ante una entrevista de trabajo o selección

SuKi 14 Julio 2008 2

entrevista trabajoHoy, como cada lunes, hablaremos de técnicas de empleo o de inserción laboral.

En esta ocasión vamos a hablar de la entrevista: La entrevista de trabajo o de selección suele producirse en una etapa intermedia o final del proceso de selección. Frecuentemente se producen dos:
– Una previa, cuya superación da acceso a diversas pruebas de evaluación
– Una final que, generalmente, cierra el proceso de selección.

Para el entrevistador, el objetivo es averiguar si la persona es adecuada para el puesto a cubrir, no sólo en su cualificación y competencia, sino también en sus actitudes y disponibilidad.
Para el candidato entrevistado el objetivo debe ser, causar buena impresión, ampliar en lo posible la información sobre el CV y sobre las cualidades personales, demostrando su idoneidad para cubrir el puesto; a su vez, deberá conocer mejor las condiciones del puesto, para valorar si sigue interesado en el mismo.

Si quieres saber más sobre los tipos de entrevista y los consejos para superarlas haz click en continúa leyendo.

Los tipos de entrevistas de trabajo son numerosos, pero los más comunes son los siguientes:

  • Directa o dirigida: se trata de cumplimentar un formulario con preguntas y respuestas, de que no deben apartarse ni el entrevistador ni el candidato.
  • Libre o no directiva (también llama entrevista en profundidad): el entrevistador formula preguntas, muy generales, en función de las respuestas del entrevistado, dirige la conversación pero sin seguir un formulario estructurado, y permitiendo al candidato poner de manifiesto sus opiniones, sentimientos, estados de ánimo, tendencias, etc.
  • Mixta: es una combinación de las dos anteriores y es la más utilizada. Se desarrolla a partir de un esquema previo de datos a obtener, pero permite al candidato hablar libre y espontáneamente en ciertos momentos de la entrevista.
  • De tensión o dura: su finalidad es valorar en qué medida el sujeto es capaz de trabajar o reaccionar positivamente en situaciones difíciles de tensión o frustración, bien planteando un problema, sometiéndole a una situación de estrés, o bien tratando de confundirle o inducirle a error.
  • De grupo: Se realiza simultáneamente con varios candidatos al puesto. El seleccionador propone un tema o problema a resolver y deja que los candidatos discutan o resuelvan la cuestión entre sí. Generalmente, no se evalúan los conocimientos sobre el tema, sino diversos aspectos de personalidad



Otros tipos de entrevistas son: la entrevista frente a un grupo/panel (con dos o más entrevistadores, que generalmente se hace para seleccionar a ejecutivos y directivos), la entrevista por ordenador (suelen consistir en un amplio número de preguntas de respuesta múltiple sobre aspectos del CV, valores, intereses, etc.), y la entrevista telefónica (suele ser inesperada, fruto del envío de un CV, y frecuentemente con el fin de para comprobar el nivel de inglés u otro idioma).

Consejos para superar una entrevista de trabajo:

  • Llegar puntual a la entrevista.
  • En el saludo inicial, estrechar la mano del entrevistador con firmeza y cordialidad.
  • No iniciar el tuteo sin haber sido invitado a ello, ni sentarse a iniciativa propia. Una vez sentado, la postura ha de ser correcta, erguida, pero no rígida (puede dar sensación de inseguridad).
  • Responder a todas las preguntas con educación y cortesía, evitando monosílabos y expresiones tajantes.
  • Hablar de forma clara y concisa, dando sensación de normalidad y confianza. No usar palabras rebuscadas ni latiguillos.
  • No eludir la mirada, ha de mirarse al entrevistador a los ojos
  • De forma muy breve, introducir en las respuestas argumentos favorables.
  • No adoptar una actitud pasiva o negativa. Es conveniente sostener, de vez en cuando, otros puntos de vista.
  • Evitar juicios de valor o críticas gratuitas.
  • Evitar tics, como tocarse mucho la cara o el pelo, mover excesivamente los pies, dar golpecitos o cruzarse de brazos.
  • No fumar durante la entrevista, aunque se nos ofrezca tabaco.
  • Aceptar una bebida si se ofrece (no deberá ser alcohólica).