Formación y Empleo ¿A la Antigua?

Pablo 14 Noviembre 2014 3


D3_becas_y_ayudas_a_la_formacion_6546001_m

Debido a la crisis que vivimos actualmente mucha gente ha decidido volver a vivir en el campo, en busca de una mejor y más barata calidad de vida y de un trabajo que en las grandes ciudades sería imposible encontrar, por eso los trabajos que estaban en “peligro de extinción” se han retomado…

Un grupo de pastores ofrecía la posibilidad de formar y dar trabajo a 50 personas para su Campaña de Esquileo durante el mes de marzo. No era un trabajo nada desdeñable, ya que incluía un curso de tres semanas de duración, con prácticas viajando por explotaciones ganaderas de todo Aragón, para formar a los esquiladores y arrimadores de ovejas.

El Sereno, en algunas comunidades alejadas de las grandes ciudades, donde la fuerza pública no hace presencia o, en caso de ser necesaria tarda mucho tiempo en accesar a la zona y además no hay veladores se ha retomado este empleo, el Sereno es el encargado de la seguridad nocturna.

Realmente la situación económica nos ha obligado, en muchos casos, a volver a vivir como antes, personas que vuelven a visitar a las costureras para que les hagan su ropa, o se ha vuelto a ver al afilador de cuchillos que, con su silbato va anunciando a la gente que está por la zona, acabando poco a poco con la cultura de usar y tirar, no porque uno quiera, sino porque el dinero ya no alcanza para comprar un par de tijeras nuevo o un juego de cuchillos.

Ha resurgido el término “ranchear” te preguntarás ¿Qué es eso? Bueno, ranchear es llevar cosas como delantales, cazuelas, rodillos para amasar, cosas de uso cotidiano a rancherías o comunidades donde eso no se puede conseguir porque no lo venden, además la gente paga en abonos semanales.