Cómo llevar un ritmo de trabajo constante

blogerredas 4 Enero 2011 0

Cómo llevar un ritmo de trabajo constante



Una vez que nuestra búsqueda laboral termina, es momento de demostrar a quienes nos han contratado todas las cualidades y características que hemos resaltado acerca de nosotros mismos en cada una de las entrevistas que pasamos exitosamente antes de conseguir el tan ansiado puesto de trabajo. Aquí es cuando el verdadero empleo empieza, ya que es hora de justificar ante nuestros flamantes jefes la decisión de habernos concedido el trabajo.

Aquí no podemos flaquear, porque de la misma manera que conseguimos el empleo, podemos llegar a perderlo; así es como debemos imponernos a nosotros mismo un régimen de autodisciplina, para poder lograr de esa forma un buen ritmo de trabajo y así llegar a los objetivos que implícitamente han sido puestos sobre nosotros desde la empresa.

Lo primero que debemos tratar es el problema de los nervios, la falta de confianza en nosotros mismos acerca de si podemos o si estamos aptos o no para realizar nuestro recién adquirido trabajo, o la inseguridad que tenemos acerca de no poder quedarnos sentados y quietos por tanta cantidad de tiempo . Pues bien, para lograr que esto no determine nuestra actividad, podemos practicar algunos ejercicios con los cuales descargar parte de nuestra energía, como por ejemplo hacer flexiones o correr.

Además, será fundamental preparar bien nuestro lugar de trabajo desde un comienzo, para tener a mano todas las cosas que necesitemos y no tengamos que movernos demasiadas veces de nuestro lugar antes de poder concentrarnos en serio en nuestra actividad. Al comenzar a trabajar debemos buscar una postura cómoda, y que nos permita estar atentos a las tareas en las que estamos desempeñándonos. Además, la luz también será un factor determinante, ya que la misma debe ser ajustada de forma que la vista no sufra mientras trabajamos.