Método de estudio: diseñar un sistema, probarlo y evaluarlo

sistema

Continuando con lo que estuvimos viendo las semanas anteriores sobre distractores internos y distractores externos, terminamos hoy esta serie dejando unas pautas que puedes poner en práctica y te ayudarán a mejorar tu atención y concentración, así como rendir a mayor nivel en el estudio (es también aplicable al trabajo):

 

  •  Diseñar el sistema
  •  Probar el sistema
  •  Evaluar el sistema

Puedes ver cada uno de estos pasos en detalle en   Continúa leyendo… o more >> :)

DISEÑA EL SISTEMA:

Tu objetivo es crear un sistema que permita que una actividad difícil, como es el estudio, compita con éxito con los otros objetivos a corlo plazo. Para lograrlo, debes aprender a utilizar recompensas o castigos que le centren en sus actividades de aprendizaje en sus objetivos a largo plazo.

He aquí algunas de las herramientas con las que puede trabajar:
1. Refuerzo positivo: Concédete una recompensa por completar una pequeña tarea. Puede ser una pizza, una cerveza, un programa de televisión o una película. Estudia dos horas y recoge la recompensa.
2. Refuerzo negativo: las recompensas pueden no ser suficientes. Quizás una coca-cola no sea suficiente motivación para estudiar dos horas, añade por tanto un refuerzo negativo. Si no cumples el objetivo de conducta te quedas sin el postre o limitas la cantidad de dinero que puedes gastar en determinada actividad. O elimina el refuerzo positivo: no habrá cine si no haces la tarea de matemáticas.
3. Principio de Premack: no te asustes por el nombre. Puedes utilizarlo cuando carezcas de refuerzos positivos o negativos. Según este principio, la conducta que se produce con frecuencia es más reforzante que la que se produce con menos frecuencia. ¿Que es lo que más sueles hacer? ¿Comer? ¿lr al cine? ¿Chatear? ¿Reparar el coche? ¿Charlar por telefono? Es fácil aplicar este principio. Simplemente haz un trato contigo mismo de que hasta que no hayas completado la tarea no realizarás esas conductas de alta frecuencia.

PON EN PRACTICA EL SISTEMA
Pruébalo. Comprueba si funciona. Y no hagas excepciones o cambios si no quieres empezarlo todo. Comprobarás que el endiablado ser que hay en su cabeza está intentando interrumpir continuamente tu sistema: «Estás cansado» «Necesitas esa coca-cola ahora» «Cuarenta y cinco minutos de estudio en lugar de una hora son suficientes» «Si no termino el trabajo ahora no podré ver el partido de fútbol… pero qué más da… sólo se vive una vez».

Coge por la garganta a ese pequeño diablo y sacúdelo con firmeza. No hay otra manera.

EVALÚA EL SISTEMA
Si funciona, déjalo así. Si no, empieza de nuevo. Vuelve a hacer el análisis y descubre el motivo del mal funcionamiento. Luego, coge otro sistema que creas que va a funcionar.
Recuerda que una gran parte de tu conducta actual está regulada por esos sistemas. Habiendo subrayado estos procesos, podrás tener mayor conciencia y percepción de la mecánica del sistema y así podrás regularlo para reemplazar los malos hábitos por otros nuevos y eficaces.

Fuente: Fenker, R (1981). Cómo estudiar. 

3 comments

  1. Me ha gustado mucho que apuntes lo del principio de Premack. Creo que para la motivación propia es lo que mejor funciona, y casi todos hacemos inconscientemente, pero es bueno poner las cosas por su nombre. Gracias por el artículo.

  2. Me alegro que te gustara y gracias por tu comentario 🙂 de algo tenía que servir lo estudiado en Psicología, jejeje. No, ya en serio, llevas razón en lo de llamar a las cosas con su nombre 🙂

    Un saludo y gracias

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.