¿Tienen menos prestigio los cursos gratuitos?

cursos tipos

Si buscáis una respuesta generalizada a la pregunta de si tienen menos prestigio los cursos gratuitos sería: No necesariamente. Hay que ver las características de cada curso, la entidad/persona que lo imparte, los contenidos, la homologación, etc.Hoy en día, en estos tiempos de crisis, es muy útil realizar cursos gratuitos; por lo que decidí dedicar este viernes a las nociones básicas sobre este tipo de cursos (posteriormente os iré anunciando sitios donde podéis realizarlos).

Entre ellos tenemos:

  • Cursos gratuitos para desempleados y trabajadores en activo: suelen ser cursos organizados por el Gobierno (o las Autonomías) con el INEM y alguna asociación/entidad colaboradora. Estos cursos suelen tener bastante prestigio, prácticas y un diploma final acreditativo. Los cursos para desempleados suelen ser presenciales, por lo que hay que mirar en la comunidad donde se reside (algunos tienen ayuda de transporte también).
  • Cursos subvencionados o con beca: son cursos que tienen la misma validez que los demás, sólo que te pueden salir gratis según tus condiciones.
  • Cursos gratis por internet: suelen ser a nivel de usuario. Generalmente no tienen diploma ni validez en cuanto al curriculum o formación oficial, pero te serán útiles para iniciarte en algunos campos (esto nos abre las puertas para posteriormente hacer otro curso de mayor nivel), para aprender sobre hobbies o para ocupar tu tiempo libre en actividades de formación.

10 comments

  1. Hola Suki,
    creo que hacer cursos va a seguir gozando de buena salud.

    Por un lado, la titulitis permite completar el curriculum con muchos items, aunque la carrera profesional que se esté siguiendo no sea la más coherente en muchas ocasiones. Aunque no se tenga experiencia al menos se podrán poner cursos, y esa es una tentación inevitable¡ 🙂

    Además el acceso a puestos de empleo relacionados directa o indirectamente con la administración pública se basa en la acreditación objetiva, entre otros elementos, de la realización de actividades formativas. Los funcionarios tal vez no sean los mejores profesionales, pero sí los que mejor saben cómo superar pruebas de selección y baremaciones basadas en méritos objetivos, como los cursos.

    Por último, realizar actividades formativas no deja de ser una forma indirecta de buscar empleo que produce la sensación de estar haciendo algo eficaz para acceder a un puesto de trabajo. Aunque como ya mostré con ironía en «Ya he terminado el curso, ¿dónde está mi empleo», a veces nos engañan y nos engañamos. http://tinyurl.com/5bat52

    Así que hacer cursos se ha convertido en un medio y un fin. Si quieres llegar a funcionario, cuantos más cursos hagas, mejor. Pero si te quieres convertir en un profesional cualificado, lo mejor es seguir un plan coherente: menos cursos y más especializados¡ 🙂

  2. Lo que pasa es que venimos arrastrando la creencia desde antes y por eso se ha extendido el paradigma de que son malos por ser gratis… Yo te aseguro que hay de todo. Gratis buenos y malos y Pagos buenos y peores, sólo hay que saber escoger, preguntar y husmear en Internet a ver que opinan otros usuarios..

  3. Pues yo esta vez, y sin que sirva de precedente tengo que disentir. Yo en mi vida laboral he dado formación «de la que se define como gratuita» impartiendo más de 2500 horas en diferentes cursos y te prometo que, aún poniendo todo el esfuerzo por mi parte para impartirla llega un momento en que desistes por las siguientes circunstacias, aunque a lo mejor hablo desde mi caso personal.
    -La Consultora o Centro de Formación te paga a 12 euros la hora.
    -El temario lo tengo que hacer yo.
    -La selección de los alumnos no existía y por tanto completamente heterogéneos.
    -Falsificación de partes de asistencia para seguir cobrando subvenciones.
    -Llegar a imitar mi firma como formador en cursos que no impartí.
    -Si quería llevar material complementario lo tenía que pagar yo…

    No sigo porque te echas a llorar. Todo esto está denunciado ante organismos públicos. Contestación: «la consultora no me llamó más pero sigue impartiendo cursos». El repartir las subvenciones en más trozos siempre ha funcionado en este pais.

    Cuando he dado formación que la empresa paga o los alumnos pagan, solamente por dignidad profesional nunca he tenido ningún problema.

    Repito que a lo mejor es mi caso personal.

  4. Hay de todo, como dice Senior, pero el problema no es que sean gratis sino que sean subvencionados, esto es, que las entidades organizadoras sólo cobran si llenan el curso de alumnos, a los que no siempre explican bien para qué les va a servir esa actividad formativa y por los que no se preocupen demasiado porque el verdadero cliente es la administración que financia. La calidad es más bien como la define José Luis.

    Sea gratis o no la clave de cualquier curso es que garantice o haga mucho más probable una inserción laboral o una verdadera cualificación profesional. Si se hiciera una evaluación sistemática de los resultados muchas entidades deberían devolver la pasta…Pero claro, como hay mucho dinero para gastar porque si no hay que devolverlo a la UE todas las partes prefieren no complicarse mucho la vida.

    Los que sufren realmente la cursitis son los de siempre, personas que quieren mejorar profesionalmente, son embaucados por los cantos de sirena formativos, y acaban con numerosos cursos de muchas horas de duración y de contenidos diversos y dispersos…

  5. Bueno, bueno, bonita polémica se ha creado a través de este tema (¡me encanta!)

    En primer lugar, gracias por vuestros comentarios, opiniones y experiencias.

    Paso a responderos:
    – Yoriento: coincido con tu opinión y me encantó leer tu artículo. Sé bastante del tema que comentas, pues estoy haciendo oposiciones para Educación y ando con los dichosos cursos que, lejos de mejorar la formación, lo que logran la mayoría es darte los dichosos puntitos (eso sí, a precios desorbitados) para que luego puedas hacer frente al imposible baremo (si no eres interino/a) que hará que te acerques un poquito a conseguir tu plaza. En parte llevas razón, pero en tu párrafo final (primer comentario) discrepo un poco: más allá de la competencia profesional existe el tipo de personas que hace los cursos por mero aprendizaje e interés (aunque no tenga nada que ver con su área laboral) y, eso, en mi opinión, es también formación y deseo de mejora. No todo consiste en centrarse en un área vocacional (creo yo). Gracias por comentar (más abajo voy a la 2ª opinión, que voy por orden, jejeje).

    – Senior Manager, de nuevo coincido con tu opinión como puse en el artículo. No necesariamente por ser gratuitos son peores o tienen menos prestigio (a la inversa pasa igual, no por ser muy caros serán mejores). Hoy en día, en la era de la información, lo más importante (a mi juicio) es tener la cabeza muy en su sitio y un buen criterio a la hora de elegir, estudiar bien quién realiza el curso, lo financia, lo imparte, salidas que pueda tener, (y un largo etc), así como informarte con otras personas que lo hayan realizado (como bien comentas). Gracias por tu opinión.

    – José Luis, lamentablemente a veces las cosas son así. También he oído de estos cursos (sobre todo convocados por el INEM) que son de este tipo, que parece que se cumple con el «paripé» y ya está. No obstante, sigo creyendo (lo sé, me llaman ilusa y utópica a veces, jeje) que habrá personas que realmente van a esos cursos con ganas de aprender y no sólo por cumplir. Creo que se debería hacer un estudio y entrevista personal antes de meter a las personas en los cursos «porque sí». Está claro, si estás parado siempre te vendrá bien una mejora de formación para encontrar empleo, pero… ¿cómo la consigues si te ofertan un curso que no tiene nada que ver con tu área laboral (que en muchas ocasiones ocurre)? Creo que no se trata de hacer cursos porque sí, sino porque, habiendo estudiado previamente cada caso particular, desde una labor orientadora y profesional (y teniendo en cuenta las demandas del mercado laboral en ese momento y previsiones de futuro), se considere útil para esa persona. Si le explicas a la persona que ese curso realmente le será útil, creo yo que asistirá y pondrá interés (le conviene, claro). De todos modos, bien dices que si al menos pagas cuentas con más garantías de que haya mayor interés.

    – Yoriento, gracias por tu comentario, creo que viene a reafirmar lo que le dije a José Luis (pero desde una óptica muy interesante: el tema de las subvenciones y fondos). Ocurre igual en los planes de empleo para 3, 6 ó 9 meses; te cuento un caso que viví de cerca por un familiar: se forma a personas desempleadas, se pasan más de la mitad de ese tiempo realizando un proyecto y luego trabajan realmente los 2 meses que les quedan… y al año siguiente ¡vuelta a empezar! En lugar de volver a insertar a las mismas personas que ya tienen su proyecto hecho y saben lo que hay que hacer y seguir trabajando en ese área, llaman a personas diferentes para que vuelvan a estar meses haciendo su proyecto y apenas trabajando. Eso sí: luego las difras dirán que muchas más personas han sido beneficiarias de planes de empleo y subvenciones para este fin…

    Conclusión: Nos queda aún mucho que mejorar.

    Y chicos, mil gracias por vuestros comentarios, me encanta cuando los artículos se hacen tan dinámicos 🙂 y aportáis de vuestras valiosas opiniones y experiencias.

  6. Mi experiencia como usuario de cursos gratuitos para desemepleados es que es dinero público malgastado. Con esto no quiero decir que todos sean así, sólo ha sido lo que yo he vivido.

  7. Gracias Aloe por tu experiencia. Por desgracia algunos cursos funcionan así (como comenté en la respuesta anterior… espero que el sistema cambie)

  8. Buenas Suki.

    Yo es que doy mi enfoque desde el punto de vista negativo. Con eso no quiere decir que puedan existir cursos gratuitos buenos, pero en mi caso no los conozco.

    El problema se da porque los fondos europeos no se pueden devolver y se acaban dando títulos a diestro y siniestro y te doy un ejemplo.

    El ultimo curso de ese tipo que di (me negué a dar más) era un curso para ser empleado administrativo de entidades de seguros. Realmente fueron 3 alumnos y en la teoría 10 (para que cobrase la consultora). Los alumnos fueron: un camarero que maarchó con 16 años para Suiza y volvió con 46, un emigrante canario que se marchó con 15 para venezuela y vino con 52 (para coger el bar de su suegro que se jubilaba) y una chica de 22 años brasileña hija de emigrantes que al tercer dia ya habia encontrado trabajo. Penoso no, por que eso!!!

    Tambien repito que es mi caso particular…

  9. Vaya, lo peor del caso, querido José Luis, es que no es un caso aislado el tuyo… gracias por compartir la experiencia y comentar. Espero que en un tiempo podamos hablar sólo favorablemente de los cursos que (en teoría) mejoran la empleabilidad.

    Un saludo y gracias por comentar 🙂

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.